domingo, 22 de enero de 2017

DANI ROVIRA, o cómo decir GILIPOLLECES y quedarse tan pancho

Dice Dani Rovira: «Hago los Goya para que no ganen los borrachos de Twitter»


Se aproxima el día 4 de febrero, se acerca la Gala de los Goya (qué pena en lo que ha quedado tu apellido, estimado pintor), y el rojerío anda ya calentando motores. Cuando no hay talento hay que recurrir a lo que sea, incluso a insultar a tus compatriotas, con tal de hacer caja. Si nadie ve la Gala, al menos que se hable de ella. Si nadie ama al cine español, al menos que lo odien.

Son ELLOS los que han logrado tan hazaña. Son los actores, directores, "artistas" de diverso pelaje y un único color (rojo) los que deberían intentar "vendernos" la moto de su arte, y sin embargo nos muestran una moto trucada, que se cala, que no tiene potencia, y además es fea de coj___s.

Volvamos a Dani, este "humorista" al que jamás he encontrado la gracia. Tras la gala de 2016 dijo que se arrepentía de haberla presentado pero pasados unos meses ha decidido que nos lo vamos a tragar, por las buenas o por las malas. ¿No quieres arroz, Catalina? Pues dos tazas del Rovira.


El muchacho dice que vuelve a presentar la Gala para reivindicarse (ahora llaman así a "joder al prójimo), porque si hubiera mantenido su palabra de no volver a presentar los Goya "Los cuatro borrachos infelices del twitter se habrían salido con la suya."

Mira muchachito, yo te voy a poner verde, ya te lo adelanto, te voy a criticar por esta gala, por la próxima, y por cualquiera de tus trabajos. Te voy a criticar porque me caes mal, (igual que yo a ti), pero no te ofendas, sólo me estoy reivindicando.


Ver artículo relacionado: ¡Lo que me salga del... Goya!

miércoles, 11 de enero de 2017

#DecíamosAyer ¿Cómo es de digna la muerte? Por @jsobrevive Vía @ElDiestro_




Lo que tenía que pasar y todos esperábamos ha pasado y, quizás, antes de lo previsible to. Andrea la niña gallega de 12 años cuyos padres pidieron que se le permitiera morir ha fallecido. Esta historia es una de esas historias que te impacta y que te hace colocarte en el lugar de los padres por lo que es imposible que haya, por mi parte, ningún tipo de crítica ni de juicio hacia ellos ante una decisión tan difícil, como he dejado claro hace tan sólo unos días.

Pero hay algo que me ha sorprendido mucho después de la muerte de Andrea, lo mucho que le gusta a la gente opinar de todo, aunque no tenga ni idea, y mezclando todo con temas religiosos, políticos, morales y usando para todo ello términos quizás bien sonantes, pero un tanto gratuitos. Habla hoy todo el mundo de muerte digna, ¿muerte digna? ¿Cómo es la muerte digna? Porque es que yo desconozco donde está la dignidad de la muerte, sobre todo la dignidad de la muerte cuando se trata de un hijo.

Uno de los comentarios más estúpidos que he leído ha sido algo así como: "estoy triste, pero también feliz porque Andrea ha tenido una muerte digna". ¿Feliz por que Andrea ha tenido una muerte digna? Y si te hace tan feliz, ¿por qué no te mueres tú? o mejor ¿por qué no invitas a alguno de tus hijos a ser feliz muriendo dignamente? La gente tiene mucha facilidad para usar calificativos absurdos, pero sobre todo cuando no les afecta a ellos directamente. Si fuera alguno de tus hijos, tu madre, tu padre, tu hermano, ¿estarías feliz porque han muerto dignamente? Debe ser que la dignidad de la muerte esté en la dignidad de la muerte de otros y cuanto más alejados de tí mejor; total, tú sueltas la frasecita y te quedas tan pichi.

La muerte no es ni digna ni indigna y si los padres de Andrea hubieran decidido que a su hija se le hubiera tratado hasta el último momento, la muerte de esa niña no habría sido ni mejor, ni peor; no habría sido desde luego indigna. Esta exhibición continua que son las redes sociales provoca que hasta los más tontos tengan el derecho de teclear cuatro palabras y todo porque alguien les ha dicho que van a quedar muy bien.

Perder un hijo debe ser lo más duro por lo que tenga que pasar una persona, bueno eso y las gilipolleces que después digan los de alrededor si ha sido un caso mediático como este.

Descansa en paz pequeña.

lunes, 9 de enero de 2017

LOS COMPROMISOS DE EMPLEO DE PUIGDEMONT PARA 2017


Resultado de imagen de puigdemont debat politica general octubre

Expectante me hallo, oiga. El pasado 5 de octubre, en el Debate de Política General llevado a cabo en el Parlamento catalán, el presidente Carlos Puigdemont hizo unas cuantas promesas de cara al año que acaba de comenzar. Dejando a un lado las más delirantes/extravagantes, vamos a centrarnos en 2 de ellas:

1) las que tienen en vilo a miles de ciudadanos que aspiran a encontrar empleo y
2) las que tienen que ver con el aumento del salario mínimo profesional.

En el transcurso del debate, Puigdemont anuncia 7.000 nuevas plazas de funcionarios y promete un salario mínimo de 1.000 euros.
Empleo. Especialmente importante resulta el primer anuncio puesto que se trata de la primera vez que el Gobierno catalán hace un anuncio de estas características desde el inicio de la crisis, que obligó a la Generalidad a congelar la convocatoria de plazas de funcionarios e incluso tomar medidas drásticas con respecto a los interinos. Pero Puigdemont lanzó esa medida a pesar de que todavía “estamos haciendo esfuerzos para devolver la paga extra a los funcionarios”.

Fruslerías (presupuestos, financiación) aparte, la convocatoria de empleo público quedaría así:
- 2.500 plazas de enfermería y médicos,
- 2.000 de maestros,
- 500 de mossos,
- 300 de personal tributario y
- 150 de bomberos, entre otros. 

Salario mínimo Uno de los anuncios estrella del presidente fue la voluntad del Ejecutivo catalán de implantar un salario mínimo de 1.000 euros al mes, algo que según anunció se está trabajando con los agentes sociales y sindicales.

Bueno, 2017 ya está aquí. Miles de opositores esperan las convocatorias prometidas y miles de trabajadores esperan su ansiado salario mínimo. Adelante, presidente. Por cierto, ¿todo ello será antes o después de la "desconexión"? 

Ojalá este asunto del empleo, demasiado serio como para chanzas, no se quede, como al final quedará el tema de la independencia, en "parole, parole, parole..."